Crecemos Jugando

Muchas familias y profesionales todavía no disfrutan la psicomotricidad relacional por no entenderla muy bien. Eso de jugar puede ser muy ambiguo y la verdad es que, muchas veces, es complicado ponerle palabras sencillas al mundo tan grande que engloba. Por eso, uno de nuestros objetivos es acercar la Práctica Psicomotriz Aucouturier con nuestras sesiones a cuantos más, mejor. Los mayores beneficios de la psico relacional son para el niño, para la familia y para el colegio; los pilares fundamentales sobre los que se sostienen los primeros años de vida.

 Trabajamos con niños como tus hijos, tus sobrinos o tus alumnos, niños que necesitan moverse y relacionarse para crecer, ofreciendo un apoyo a su desarrollo sin la necesidad de un diagnóstico restrictivo. ¿Te suena?

Conductas que no son bien vistas socialmente en los niños como el exceso de movimiento, la agresividad, los mordiscos, los celos a los hermanos, las conductas disruptivas en el aula, las dificultades de separación con los padres y de adaptación, los problemas para dejar el pañalalimentación, sueño, dificultades en la lecto-escritura, en los procesos lógico-matemáticos, etc., pueden ser reorganizadas y gestionadas en la sala de psicomotricidad. No hacemos magia, pero sí damos al niño el tiempo y la confianza que necesita para desarrollar su potencial.

Podríamos ser la antítesis del efecto Pigmalión, los ojos que miran al niño sin juicios, abriéndonos a aprender de él y ser para él, en la manera que cada uno nos necesita. A la sala no solamente van a jugar los niños. Hacemos una trabajo interdisciplinar con las familias que incluye un reunión inicial, reuniones periódicas, relación con el centro educativo para enriquecer nuestro trabajo y analizamos cada sesión para reflejar la evolución del niño dentro del grupo.

Consulta los grupos y horarios del curso 2019/20 y reserva una plaza para tu peque antes de que se agoten. Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros.